Himeji

Si, lo siento, teneis derecho a matarme, llevo dos semanas sin escribir cuando pormetí hacerlo,  pero ando liadísima y no tengo mucho tiempo, así que hoy aprovecho que tengo un huequecito y escribo😀 . Hoy: Himeji ^^

Tras el lluvioso día de Osaka, las nubes nos dieron un cuartelillo y de la noche a la mañana desaparecieron dejando un cielo despejado y un tiempo excelente para ir rumbo a Himeji.

De esta maravillosa ciudad ya os dejé un aperitivo en mi post de despedida y en el de la vuelta. Himeji es una ciudad pequeña, muy ordenada y, como el resto de ciudades, muy muy limpia. Era de las ciudades a las que fuimos de las más restrictivas en lo que a fumadores se refería, tanto que a Neito, cuando llegamos a la estación le dieron un plano de la ciudad con sólo unas pocas zonas de fumadores.

Ya desde que sales de la estacíon casi puedes ver el castillo que es, simplemente, maravilloso. Un caminito por una gran avenida de unos 15 minutos y al fin lo tuvimos “delante” (seguía estando lejos, pero ahí estaba la entrada).

El castillo es simplemente perfecto, precioso!!!! La historia, si la quereis ver está aquí. Yo os cuento un poquito así por encima lo que hicimos:

Al entrar empezamos a plantear que camino y ruta coger, pues había muchas, nos decidimos por ir por el camino de la izquierda, donde nos topamos con una entrada al castillo, a la zona de las habitaciones. Y para entrar, como era de esperar, tenías que descalzarte

Por todos sitios encontrabas carteles que te contaban que se hacía en esa habitación, quien dormía allí… En japonés y en inglés, todo un detalle, pues allí siguen siendo bastante cerrados al turismo exterior, y casi todo está en japonés.

Tras eso continuamos la ruta por los alrededores del castillo, hasta que entramos a la entrada principal, de nuevo había que descalzarse. Unas habitaciones impresionante de grandes hasta los ojos de armas y con unas escaleras de vértigo. Descubrí lo incómodo que es andar descalzo sobre madera, y lo que se clavaban en las plantas de los pies los miniescalones😄 toda una experiencia.

De vuelta abajo, tras subir a lo más alto de la más alta torre (XD), nos hicimos la foto friki de rigor:

Aquí os dejo algunas fotos del Castillo:

A este par de ninjas nos lo encontramos cuando íbamos camino a la salida, y muy amablemente se hicieron una foto con nosotros😀

Tras salir del castillo fuimos a comer algo, antes de que pasaran las dos de la tarde, tras eso, fuimos a los jardines que se encontraban al borde izquiero del foso del castillo.  Los jardines, que para verlos todos tenías que tirarte tus buenas horitas, eran perfectísimos, no había una piedra donde no debiera ni se salía una hiervita por encima de nada, TODO estaba en su sitio y de ello se encargaba un completo equipo de jardineros que lo repasaban todo al más mínimo detalle. Los riachuelos y lagunas inundaban el parque y éstos, a su vez, estaban inundados de carpas, carpas de mil colores que le daban una alegría particular al agua.

Como dije, todo absolutamente perfecto, así da gusto.

~ por CeCi en octubre 20, 2008.

3 comentarios to “Himeji”

  1. ¡Jo! Es preciosa, que envidia me das… esperaré a que nos cuentes más cosas de ese maravilloso sitio.

  2. Fascinante… ¡Y qué envidia me das jodía!!!!

    Algún día iré por esos lares.

  3. Y de la comida qué?
    Porque no todo es bonito y magnífico, :-))
    Hay que echarle pelotas pa comerse algunas cosillas de por allí.
    Por cierto, el castillo por dentro muy bonito eh?
    A ver que te parece esta foto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: