Adiós a la raza humana

Esta es la quinta parte del relato, las anteriores las podéis leer clickando en los enlaces: Resurrección, Venganza , La nueva era y Mi ejército

Las mismas escenas cada noche, Dios no dejaba crecer a mi ejército, despertábamos con el estruendo ensordecedor que ya se volvió rutinario. Cada mañana mis pequeños morían y ya ni me dolía, tras esa escena, yo y mi ejército, que ya contaba con más de un centenar de demonios, subíamos a la Tierra a reclutar a la fuerza a nuevos soldados, arrancándoles la humanidad e implantando el brote demoníaco en su mismísimo corazón. Si Dios quería guerra, la iba a tener, corrompería a todas las personas descarriadas, los enfrentaría su creador. Fue una época difícil, pero todo el dolor y sufrimiento que causaríamos lo recompensaba con creces, estaba segura de ello. No quedaban muchos mas humanos en la Tierra, todos eran devastados a nuestro paso. Nuestro ejército, ahora lleno de asesinos, ladrones, violadores, villanos que amotinaron contra su propia especie, ya estaba preparado, éramos miles de demonios deseosos de sangre.

 

Nuestro momento se acercaba, la era demoníaca se vería ese mismo día en su mayor apogeo, los demonios retomaríamos la Tierra, aquel lugar que nos fue arrebatado. El infierno se nos quedó pequeño y el mundo grande para los humanos. Los últimos en pie podían ver su final, veían la muerte acercarse con los primeros rayos del Sol matinal. Una marabunta demoníaca salió despavorida de las aguas del lago, la ansiedad recorría nuestras venas, todos sabíamos perfectamente lo que teníamos que hacer. Gritos y llantos se convirtieron en la música que acompañaba nuestra masacre, el latir de sus atemorizados corazones al acercarnos se convirtió en el redoble de tambores que marcaba nuestro paso. Los estruendos se sucedían, se hacían cada vez más intensos y constantes, pero no nos hacían nada, nuestros oídos se habían inmunizado ante ese ruido. Si Dios quería pararnos, tendría que bajar hasta la Tierra. Una multitud de cadáveres se esparcían por el suelo, ahora si, aquel era nuestro hogar, sin ningún humano de por medio. Una lluvia ácida comenzó entonces a caer del cielo, Dios lloraba a sus hijos, ahora entiendía lo que me había hecho a mi cada día durante meses, ahora entiendía lo que nos ha hecho a los demonios desde el génesis. Sus lágrimas desprendían dolor, ira, habíamos conseguido enfadarle, ahora bajaría con su ejército de ángeles para detenernos. Vimos huir de los cadáveres las almas humanas, volar hasta el cielo, y perderse entre las nubes, él también estaba reclutando soldados. Un llano inmenso, que llegaba hasta el horizonte se convirtió en campo de batalla. Los demonios esperábamos en un lado a la llegada del ejército celestial, el mismísimo Lucifer había subido a la Tierra, él junto con los más antiguos vampiros, junto con mi señor Samael. O ellos o nosotros, ángeles y demonios nos enfrentaríamos a muerte en una sola batalla, pronto sabríamos quien se quedaría con la Tierra.

Anuncios

~ por CeCi en julio 14, 2007.

14 comentarios to “Adiós a la raza humana”

  1. muy bueno ceci, ya estoy deseoso de que llegue el siguiente capitulo saludos nos vemos 😛

  2. te falta poco para los 20.000

  3. Quiero saber ya como desenlaza la batalla seguro que la de 300 se queda corta comparada con esta 😛 vamos ceci animo ^^

  4. Jaja, la batalla de 300 es dificil superar, una de mis favoritas ^^ espero aunque sea no defraudaros con el final que se acerca.. 😛

    SaLuDoSsSs y muchas gracias por comentar!!!

  5. angeles o demonios? quien ganara la batalla final? Perdona por llegar tan tarde, he estado algo ocupadilla.
    Tiene que acabar tan pronto el relato?

  6. Jaja, novia, ni yo misma lo sé, puede que si puede que no… quizás la cosa se alargue bastante… quien sabe?

    Gracias por leerme y SaLuDoSsSs!!!

  7. Un gran relato me parece genial XD

    P.D: me gusta tu blog

  8. Me alegro de que te gusten los relatos y el blog, se bienvenido siempre que quieras!

    SaLuDoSsSs!!

  9. Bueno como ya te he puesto anteriormente tus relatos me parecen geniales. Me preguntaba si te importaría que te linkeara en mi blog, si no quieres dímelo.

  10. Claro que si epi, sería un gran honor, yo ya te tego en mi blogroll y si me pasas un banner te pongo otro enlace, o si no tienes, te lo hago yo misma. 😀

    SaLuDoSsSs desde mi rinconcito!

  11. Pues muchas gracias, va a ser que no tengo banner. Si quieres hacerme uno te estaré muy agradecido, pero tampoco hace falta que te tomes las molestias.

    TALUEGUITO

  12. No me importa, hago cabeceras y banner porque me gusta, el retoque fotográfico es uno de mis hobbies y si a la vez puedo ayudar a alguien mejor que mejor :D:D

    SaLuDoSsSs!!!

  13. Pues te lo agradezco, porque para esas cosas yo soy muy torpe (el cabecero que tengo ahora me lo hizo Josean, un colega). Cuando intento hacer algo parecido no me salen, me pongo de los nervios y pienso en diferentes formas de destrozar el ordenador. Muy amable XD

  14. me gusto mucho lo que cuentas, ceci, lo que no me gusto es el timpo ,pero al pensar de todo te felicito ,no mires el pasado tampoco el futuro vive el precente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: